No es lo mismo marketing y publicidad


 
Con frecuencia estos dos términos se asocian como si fueran lo mismo. Aunque son dos caras de una misma moneda, lo cierto es que el marketing implica diferencias importantes con la publicidad y requiere de unas técnicas y procedimientos que son completamente ajenos a la publicidad.

De hecho, no siempre los buenos publicistas son expertos en marketing, ni todas las personas que se dedican al marketing, serían capaces de crear una campaña de publicidad efectiva.
 

Qué es la publicidad

 
La publicidad se define como el acto intencional de llamar la atención del público sobre un producto o servicio, mediante un lenguaje persuasivo utilizado a partir de los anuncios.

En este sentido, sabemos que los anuncios televisivos son publicidad, así como los banner que encontramos con frecuencia en múltiples webs. Por su parte, en los últimos tiempos ha cobrado especial relevancia la publicidad digital en buscadores, tales como los anuncios que se difunden a través de Google Adwords o Facebook Ads.

Es curioso la manera en que Internet ha influido en la evolución de la publicidad, favoreciendo la publicidad contextual y formas cada vez menos intrusivas para mejorar su eficacia.

Los profesionales en estas herramientas son expertos en Search Engine Marketing, una parte más compleja que va más allá del propio anuncio publicitario y cuyo objetivo es atraer y juntar a comprador y vendedor. Haz en el siguiente enlace si buscas profesionales expertos en Adwords Alicante.

Esto nos lleva a meternos de lleno en la definición de marketing.
 

Qué es el marketing

 
El marketing, en cambio, es el proceso mediante el cual una empresa consigue crear, construir y mantener relaciones con sus clientes.

Esto puede incluir la publicidad, pero también las relaciones públicas, la investigación de mercados, la planificación de medios, la estrategia, la atención al cliente, el envasado, la distribución y toda una serie de elementos.

Es importante entender que una parte importante del presupuesto de marketing de las empresas está destinado a publicidad. No obstante, es también esencial conocer de qué lado van las tendencias. Y es que en Internet han tenido más fuerza las técnicas no intrusivas de atracción de clientes.

Aspectos como SEO, marketing social, e-mail marketing o marketing de contenidos van mucho más allá del concepto de publicidad. El concepto de “embudo de ventas” nos lleva a entender que el marketing empieza mucho antes de que el cliente conozca el producto, y además, no termina una vez lo ha comprado.

El objetivo del marketing digital es construir y mantener una relación con sus clientes, aprovechando diferentes herramientas que van mucho más allá de la publicidad tradicional y enfoca sus mensajes en la necesidad del cliente.

Diferencia entre un experto y un vendehúmos


 
En Internet se ha popularizado la figura del gurú; esa persona que nadie sabe de dónde sale, ni quién era hasta ahora, pero que utilizando las palabras de marketing adecuada, intenta vendernos la solución a nuestro problema.

A veces ese gurú tiene un story-telling; resolvió un problema por sí mismo y ahora te enseña cómo puedes hacerlo tú. A veces tiene una serie de estudios y conoce la temática de la que habla. Y, a veces, simplemente, es alguien aficionado a un tema.

¿Cómo distinguir a un experto real de un vendehumos? ¿Cómo evitar a los que nos venden un método mágico para resolver nuestro problema?
 

Entiendo la diferencia entre un experto y un vendehumos

 
A veces el problema no se halla en que la persona que intenta vendernos algo sea un vendehumos; es que, por nuestra parte, hay un sesgo de desconfianza hacia todo y hacia todos.

Si hablamos por ejemplo de un experto en marketing digital, alguien sin experiencia no podrá distinguirlo muy bien de “el chico del Facebook” o “el primo informático que me lleva la web”.

Creemos que es alguien que, haciendo muy poco, pretende ganar mucho dinero a nuestra costa.

El vende-humos viene a ser alguien que no nos satisface; alguien que no sabe de lo que habla, que no tiene una respuesta a nuestras preguntas. Nos cuenta tips para resolver problemas, pero al igual que sucedía antigüamente con esos brebajes que lo curan todo, lo que nos venden no se corresponde con la realidad.

Sin embargo, aunque esta definición encaja muy bien con la del vendehumos, hay gente que tiende a meter a todo el mundo en el mismo saco. Es decir, desconfiamos de los expertos, de la gente que ha dedicado años de su vida a estudiar, de personas que están dando consultoría todos los días, o que han dado cursos, han hecho conferencias, o simplemente, han demostrado lo que saben a través de Youtube.

Un hecho muy cierto es que, en Internet, la experiencia está sobrevalorada, y al mismo tiempo, se menosprecia. Se sobrevalora, porque hay personas que piensan que si no tienes diez años de experiencia, no tienes ni idea del asunto y eres un vendehumos. Y otros que, sin embargo, no creen a nada, ni nadie, simplemente porque su negatividad les lleva a desconfiar de todos.

Lo cierto es que, en el mundo de Internet, para ser un experto en algo sólo tienes que llevar ventaja a las personas a las que le enseñas. Porque siempre hay alguien que sabe menos que tú. Y, aunque no te veas capaz de competir con los grandes, eso no quiere decir que no se pueda aprender mucho de ti.

En otras palabras, cuidado con los que llaman “vendehumos” y “gurú” a todo el mundo. Porque, aunque veces tienen razón si el “método mágico” que nos venden no funciona, detrás de esa forma de pensar también se oculta cierta aversión y cierta envidia hacia los que han logrado cosas.

De empleado a emprendedor: cómo dar el gran paso


Noslomismo: Ser empleado o emprendedor


Quizás has estado trabajando hasta ahora por cuenta ajena; has integrado los procesos internos, mentalidades y formas de trabajo de la empresa en la que te encontrabas. Tu manera de pensar es la de un trabajador, que aporta ideas y tiene conocimientos especializados de lo suyo. Pero aún no tienes una visión global del negocio, necesitas aprender a dirigir y gestionar una empresa, dar el paso de empleado a emprendedor.

¿Qué es lo que tienes que cambiar en tu mente para pensar como un emprendedor?
¿Qué es lo que tendrías que aprender y estudiar de cara a poner en marcha tu propio negocio?

Cómo pasar de empleado a emprendedor: los puntos esenciales


Hablar de emprendimiento hoy día es hablar de negocios online, e-Business y e-Commerce. Un buen paso de transición para tener una visión completa de Internet, el mundo de las ventas y el comercio electrónico es hacer un curso de ecommerce.

Si quieres dar el salto al emprendimiento, lo primero es tener claros algunos puntos:

• Como trabajador por cuenta ajena, nunca te vas a hacer rico. Es un trabajo que puede resultar cómodo para ti, aunque hoy por hoy ya nada es seguro.

• Si quieres ser emprendedor, tendrás que tener una visión global y de futuro. Empieza a planificar cómo vas a pasar de tu vida actual a tu vida futura. Ten en cuenta que los ingresos, mejor dicho, los beneficios, podrán ser la clave del asunto.

• Arriésgate, pero no des un salto al vacío. Prueba, verifica tu idea y empieza a trabajar. La mejor forma de ver si algo funciona es poniéndolo en marcha, no esperes a que alguien confíe en ti. Que te encuentren caminando y en marcha.

Por lo demás, debes tener muy claro que como emprendedor tendrás que empezar a tener otra mentalidad. Una mentalidad global que te ayude a pensar en grande, pero con los pies en la tierra.

Algunos mitos sobre los emprendedores

Con frecuencia te habrán dicho que los emprendedores son gente que tiene una idea genial, la pone en marcha en un garaje y de la noche a la mañana se hace rico.

La historia, sin embargo, no es generalmente así. Hay muchos emprendedores que fracasan y aprenden mediante método de ensayo-error. Hasta que una idea funciona, antes han puesto en marcha proyectos que no han funcionado y han perdido dinero.

Como nuevo emprendedor, debes empezar a pensar de manera creativa. No esperes a que grandes cantidades de dinero lleguen a tu bolsillo para poner en práctica tu idea. Hay negocios que han arrancado por Internet con un hosting y un nombre de dominio y hoy día están facturando muchos miles de euros al año.

¿Tienes claro que quieres ser emprendedor y entiendes lo que esto significa? ¿Has cambiado tu mentalidad de empleado a emprendedor?

Patria potestad y custodia compartida



Vamos a hablar de dos conceptos asociados al cuidado de los hijos una vez que la pareja se ha separado: la patria potestad y la custodia compartida. Se trata de dos cosas muy diferentes aunque para muchas personas son sinónimos.

Hoy, las sentencias más habituales determinan la patria potestad compartida y la custodia para uno de los cónyuges con una pensión alimenticia fijada para el otro. En la mayoría de los casos es la madre la que se queda con la custodia del menor, especialmente si hablamos de niños muy pequeños.

Pero los tiempos cambian y también las costumbres. Cada vez hay más voces que se alzan a favor de la custodia compartida y más sentencias en las que apoyarse para ir adelante con esta petición teniendo expectativas de ganar.
 

La custodia compartida, cada vez más habitual


La custodia compartida ocurre cuando, ya sea con orden del juez por medio o por acuerdo extrajudicial de los padres, ambos deciden hacerse cargo del hijo o hijos por igual. Lo habitual es que los niños pasen la mitad del tiempo con un padre y la otra mitad del tiempo con el otro y ambos se hagan cargo de los gastos que conlleva el menor durante el tiempo que está en casa.

Normalmente, se llega a acuerdos para el pago de colegios, actividades extraescolares y ropa así como otros gastos que puedan surgir, como los médicos. En principio, es la forma más justa de otorgar la custodia aunque por sus características es bastante recomendable que haya un buen entendimiento entre las partes y, claro está, que vivan en la misma ciudad. No obstante, ha habido ya sentencias de custodia compartida para padres que no habían llegado a acuerdo previo sobre la misma.
 

La patria potestad compartida


Aunque la mayoría de la gente sabe lo que es la custodia compartida no saben qué es la patria potestad compartida y creen que se trata exactamente de lo mismo. Pero no es así.

La patria potestad son los derechos y obligaciones que conlleva la paternidad y por ese motivo son de ambos progenitores. Los dos tienen por igual derechos sobre el niño y, del mismo modo, obligaciones.

Los padres, por lo general, tienen la patria potestad del hijo compartida a no ser que haya causas que justifiquen su retirada a uno o a ambos padres. Esto solo puede hacerlo un juez y es bastante complicado que ocurra, debiendo darse causas muy graves para una retirada de la patria potestad.







Concursos en los que no te atreverías participar (o sí)



Concursos en los que no te atreverías participar (o sí)

Por Álex Beltrán

¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar para conseguir un premio? El ser humano puede acabar en minutos con años de estudio sobre el comportamiento cuando se trata de conseguir algo gratis. Y es que, al tradicional sorteo de bombo y números, se suman sorteos y concursos de lo más raros a lo largo y ancho del planeta.

La condición humana nos lleva -casi de forma inherente- a realizar todo tipo actividades que nos lleven a vivir mejor, disfrutar con los seres queridos y, ¿por qué no? a darnos algún capricho de vez en cuando y si éste lo podemos conseguir gratis o a un bajo coste, los límites humanos son desconocidos.

Y es que cada vez que vemos o escuchamos la palabra premio o gratis, sentimos un impulso natural a participar. Somos así, no nos podemos resistir si su fin es lograr algo que deseamos.

En el caso de los sorteos, el por si acaso funciona como un resorte que salta en lo más profundo de nosotros. Año tras año, las campañas de marketing del sorteo extraordinario de la lotería de Navidad nos tocan nuestra fibra con su eslogan: ¿Y si toca aquí?

Pues eso, ¿quién se puede resistir a comprar unos décimos, a comprar unos boletos para un sorteo de una cesta de navidad cargada de regalos o a participar en algún concurso si viene acompañado de suculentos premios? Pero quizá nos lo pensaríamos dos veces a la hora de jugar a alguno de concursos que son de lo más estrambóticos:

Kiss de car

Sí, kiss (beso) al coche. Y es que si en algún lugar del planeta saben bien lo que es organizar concursos raros, es en Estados Unidos.

Parece un experimento social, pero más de 20 personas han pasado estos días por la estación de radio Kiss FM en Austin (Texas) para pegar sus labios -literalmente- al coche que podían llevarse a casa si aguantaban un máximo de 50 horas. “Solo había que esperar hasta que los demás se rindieran” apuntó la ganadora, una investigadora de 30 años.

En España, que somos más cómodos, bastó con tocar el coche con la mano. Este es reto de resistencia que propuso hace unos meses un centro comercial de Barcelona para celebrar su 25 aniversario. Tras 28 horas, un joven de 18 años volvió a su casa montado en su nuevo flamante coche.

Canta si puedes

Si juntamos Japón y programas de televisión, sus límites nos superan a todos. Si ya nos parecía duro superar las pruebas de Humor amarillo, lo último en concursos de la televisión japonesa nos deja con la boca abierta.

Se trata de Killer Karaoke. En España conocimos la versión más elegante de un programa en el que los concursantes han de memorizar y recitar una canción sin distraerse. Pues en el Extremo Oriente van un paso más allá, la distracción (no apta para menores de 18 años) no es otra es una mujer que pone todo de su parte para que el participante no consiga acabar la canción.

El reto: cantar sin distraerse y sin cometer errores para llevarse un surtido de juguetes y productos eróticos.

Machista y obsceno, pero con gran éxito de audiencia.

Perritos calientes...

La comida, otro de los retos que más gustan a la hora de realizar sorteos y concursos. Tanto, que en muchos sitios se han convertido en todo un acontecimiento.

Por ejemplo, en Coney Island (Nueva York) celebran, con motivo del 4 de julio, una competición anual para ver quién es capaz de comer más perritos calientes en menos tiempo. El último ganador fue capaz de engullir unos 70 en 10 minutos.

Y todo para irse a casa, junto con un buen vaso de sal de frutas, con 40.000 dólares y su título de Cinturón de mostaza que le acredita como ganador.

Mejor participar en pareja

Esto es lo que deben de pensar los concursantes finlandeses que son capaces de recorrer casi 300 metros de obstáculos cargados con una mujer (no necesariamente la suya) a hombros. La meta, llevarse a casa el peso de la pareja en cerveza.

Pero, si los concursos son curiosos, el mundo de los premios no se queda atrás.

Desde los australianos Bent spoon award, que otorgan una cuchara doblada a aquellos que dicen tener poderes sobrenaturales, hasta los Darwin, que anualmente recuerdan a la persona que perdió la vida de la forma más inútil (una forma un tanto ofensiva de recordar la teoría de la selección natural).

Mención especial merecen los Ernie Awards, distinguen al comentario más machista del año (estamos seguros que no les faltarán candidatos).

¿Es lo mismo un servidor cloud que un VPS?


¿Es lo mismo un servidor cloud que un VPS?


Algunas personas pueden llegar a confundir los servidores cloud con los servidores privados virtuales. Sin embargo, además del precio, implican algunas diferencias muy significativas. En este post te mostraremos en qué medida un VPS es distinto a un servidor cloud y qué estás realmente contratando cuando contratas un tipo de servidor u otro.

Vamos a empezar primero con algunas definiciones para que tengamos más claros los conceptos y luego te daremos nuestra opinión de cuál puede ser la opción más adecuada para ti.

Qué es un servidor VPS y en qué se diferencia de un servidor cloud

El servidor VPS es, como su nombre indica, un servidor privado virtual. Se encuentra dentro de una máquina física, que a su vez puede estar dividida en diferentes servidores privados virtuales. Cada uno de esos servidores virtuales tiene sus propios recursos asignados, pero todos dependen de un mismo hardware.

Es decir, hay una partición del disco duro para cada servidor virtual y la RAM se reparte entre cada uno, pero de manera compartimentada.

¿Qué es lo que ocurre en un servidor cloud?
Una red de servidores cloud lo que hace es crear un servicio en la nube en el que se aprovechan recursos de múltiples máquinas para ofrecer un servidor virtualizado al cliente. Es decir, se contrata un servidor virtual, pero éste no tiene la dependencia del hardware que tendría si contrataras un VPS, y tienes mucha más escalabilidad, porque puedes echar mano de la RAM o el disco duro de otras máquinas sin necesidad de cambiar de servidor.

¿Cuál es la mejor opción?

En un VPS has logrado reducir tu dependencia de toda la parte virtual de la máquina, pero aún sigues dependiendo de la máquina física. Es decir, si existe cualquier problema en la máquina física provocado por un mal uso de otros usuarios que también tienen un servidor virtual ahí, tu servidor puede resultar perjudicado.

En el cloud server tienes plena garantía tanto del hardware como del software, pero has de tener en cuenta que son soluciones de alojamiento web algo más caras. Aunque más flexibles y adaptables a tus necesidades de recursos, lo cierto es que se trata de una solución recomendada para proyectos muy avanzados.

Al final y a la postre, un VPS puede ser una solución lo suficiente económica para tu proyecto, ya que tienes un mayor nivel de independencia que en un hosting compartido, aunque no tanta como en un servidor cloud, donde hay una mayor redundancia en las máquinas físicas: tendrían que estropearse muchas de ellas al mismo tiempo para que realmente tuvieras un problema significativo.

¿Puede una conferencia cambiar tu vida?



Puede ser pretencioso y exagerado decir que una conferencia puede cambiar la vida de una persona, pero si las palabras o ideas que se exponen en la conferencia hacen que esa persona se realice ciertas preguntas, sí puede ser el punto de inflexión que marque el principio de ciertos cambios que pueden acabar suponiendo una verdadera revolución personal.

Todas las cosas grandes e importantes en la vida comienzan con un acto sencillo: una mirada a una persona puede ser el principio de un enamoramiento; tomar por azar un libro de una estantería puede ser el principio del descubrimiento del que será nuestro autor favorito; ver un programa de televisión sobre un tema concreto, el nacimiento de una afición.

Por eso, acudir a una conferencia por sí mismo no va a cambiar la vida, pero sí puede suponer el inicio de cambios que sí van a transformar la manera en la que entendemos la propia existencia o vemos a los demás. Pero, lo que es más importante, la manera en la que nos vemos a nosotros mismos.

Luis Galindo es conferencista motivacional con gran fama. Sus charlas han cambiado la vida de muchas personas que han descubierto a través de sus palabras y razonamientos que es posible enfocar su vida de otra manera. Que es posible reilusionarse de nuevo con un proyecto personal y comenzar a luchar por lo que se quiere, con una visión muy distinta de la vida de la que se tenía.

Esto no quiere decir que con solo escuchar una de sus conferencias se vea el mundo de manera distinta, pero desde luego sí que se siembra el germen para comenzar a trabajar con uno mismo en el cambio de visión. Porque cambiar la manera en la que no solo se ve al mundo, sino también a uno mismo, es un trabajo íntimo y personal y no es algo que nadie pueda hacer por otra persona.

Lo que sí puede hacerse es ofrecer las herramientas para trabajar en estos cambios, quizás abrir los ojos a caminos que no se veían no porque no estuvieran delante, sino porque nos habíamos empeñado, simplemente, en mirar hacia una única dirección con tozudez, sin querer quitarnos las anteojeras que nos impedían ver lo que había a los lados.

Como Galindo dice, no se trata de descubrir nuevas tierras, sino de aprender a verlas con ojos nuevos.

Related Posts with Thumbnails